Contacte con nosotros en info@bricoportunidades.com


   Favoritos


   Comparador

Carrito0
Total:0,00 €
El carrito está vacío!
Error
  • JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 411

Tener una caja fuerte en casa

Valora este artículo
(2 votos)
Escrito por

Hasta ahora, las cajas fuertes han sido habituales en los comercios, los hoteles y en los bancos. 

Su finalidad es evitar el robo de aquellos objetos de valor que se guardan en su interior. Hay modelos de diferentes tamaños, según las dimensiones de lo que se quiera guardar o el lugar en el que se ubique la caja: empotrada en una pared o bajo un falso suelo.

Principales ventajas

Los robos en viviendas son una de las principales preocupaciones de los propietarios  ya que en determinadas épocas como el verano, incrementan los hurtos  y  algunas  personas se animan a instalar una caja de seguridad en sus casas. Independientemente de que se tengan o no objetos de valor en casa susceptibles de ser sustraídos, nunca es agradable ser víctima de un hurto. Hay quien opta por instalar una alarma antirrobo u otro sistema de seguridad que ayude a disuadir a los cacos, pero cuando ni siquiera estos dispositivos son suficientes, es hora de recurrir a nuevas estrategias.

Las cajas fuertes o de seguridad son una alternativa muy práctica para proteger a los objetos de valor de manos ajenas. En ellas se pueden guardar documentos, dinero o joyas. En tamaños diferentes, se adaptan a cada necesidad para preservar la integridad de aquello que se deposita en su interior. Impiden tanto el robo de las pertenencias como su deterioro, ya que aíslan del fuego o el agua.

Dónde colocarla

La ubicación de la caja fuerte es una cuestión muy importante. Antes de adquirir un modelo u otro, se debe tener claro dónde se va a colocar para asegurarse de que las medidas de la caja se ajustan al emplazamiento. Si se puede, hay que evitar los sitios habituales, como detrás de un cuadro o en el interior del armario. Cuanto más escondida esté la caja o en un lugar más insospechado, será más difícil que un caco dé con ella.

Si se opta por empotrar la caja en una pared, hay que tener en cuenta el grosor del muro o si es posible realizar esta obra en un pilar, de mayor anchura y resistencia. Otra opción es esconder la caja bajo un suelo falso o camuflada de manera que pase inadvertida.

Tipos de cajas

Las cajas de seguridad tienen diferentes tamaños y modelos, que se pueden distinguir según la instalación -de empotrar o sobreponer- o el modo de apertura -mecánico o electrónico-. las cajas de empotrar se pueden encajar en un muro o en el suelo. El frontal suele ser totalmente plano para que pasen inadvertidas. Las cajas de sobreponer se pueden fijar a la pared o colocarse sobre una superficie lisa, como una mesa o el estante de un armario. También hay cajas pequeñas que se pueden transportar.

De acuerdo al modo de apertura, se pueden encontrar cajas de combinación mecánica, que requieren una contraseña numérica que se introduce girando una rueda (o varias), y cajas de combinación electrónica, en las que la combinación se teclea en un panel de números. Ambos tipos se abren con una llave especial y pueden disponer de una memoria que registra cada apertura de la caja.

Si estás pensando en comprarte una, mira en nuestro apartador  CERRADURAS Y SEGURIDAD o pincha aquí.

Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de usuario.